PIROTECNIA Y ANIMALES.

Esta entrada que os traigo hoy no es solo necesaria para los animales, hay muchas personas que sufrimos en propia carne los efectos tan nocivos que trae consigo esta práctica tan desagradable como inútil.

¿Qué es la pirotecnia?

Definimos como pirotecnia a los dispositivos que están preparados para que ocurran reacciones pirotécnicas en su interior. Estas reacciones ocurren por combustión no explosiva de materiales que pueden generar llamas, chispas y humos. También pueden contener elementos para que ocurran reacciones explosivas controladas.

Un petardo normal puede contener hasta 0,5 gramos de pólvora; un cohete entre 0,5 y 15 gramos; una traca hasta 20 gramos. Esto que tan bonito o que tiene fines lucrativos, para muchos animales y personas es un infierno. A continuación vamos a hablar de ello.

Fobia a sonidos fuertes, miedo y estrés.

El miedo es una emoción caracterizada por una intensa sensación desagradable provocada por la percepción de un peligro. Es una emoción primaria que deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza.

La respuesta a este miedo aparece cuando el individuo se enfrenta al estímulo o a una situación amenazante, constituyendo así su mecanismo de defensa. Se trata de una respuesta normal y adaptativa. Para que el miedo resulte adaptativo debe aparecer únicamente cuando la situación sea verdaderamente peligrosa o amenazante para la seguridad del animal. Si esta respuesta tiene una duración o intensidad desproporcionada (o ambas a la vez) frente a ese estímulo, estaremos hablando de una fobia.

La fobia más frecuentes en perros quizás sea la fobia a ruidos fuertes. Estos pueden ser truenos o los sonidos producidos por la explosión de petardos o parecidos. Cabe destacar que una de las características de las fobias es que son procesos incrementales, responden a mecanismos de sensibilización en los que las respuestas de los animales al estímulo que desencadenan estas, cuando se presentan de forma repetida, es cada vez más intensa.

Daños auditivos en animales.

El oído de la mayoría de los animales, está considerado más sensible que el humano, por lo que las explosiones de fuegos artificiales, petardos, etc., es mucho más perjudicial en ellos que en nosotros. Los fuegos artificiales puede emitir sonidos de hasta 190 decibelios y ya es perjudicial para el oído humano. ¿Te imaginas lo que podría llegar a sentir un animal?

Pongamos un ejemplo. El perro que escucha los fuegos artificiales desde su casa mientras está resguardado, en términos del daño a su oído, no es tan grave como el daño que pudiese tener un perro callejero. Hay algunos perros que podrían llegar a desarrollar sordera temporal o perder audición parcial o totalmente.

Aunque creamos siempre que tenemos a nuestros amigos protegidos y controlados, no olvidemos que son animales y que en un momento dado pueden asustarse y escapar de casa, o incluso del mismo arnés. No será la primera y la última vez que tengamos que lamentar la perdida de un animal en época de petardos. Por desgracia. Por eso, pasea a tu perro siempre con correa en estos días.

Es por ello que quizás algunos consejos nos vengan muy bien para calmar a nuestros amigos en esta época de petardos que viene ahora con la Navidad. Aunque si me permitís que os lo diga, ya en muchos municipios y comunidades están prohibiendo el uso de petardos para estas fechas. Es un pequeño paso, pero seguro que con esfuerzo podremos hacer un mundo mejor para todos los animales y personas que sufrimos este miedo. ¡Vamos con los consejillos!

  1. No dejar al peludo sólo en casa y si es posible ponlo en una habitación lo más alejada del ruido posible.
  2. Mantener la calma intentando transmitir esa sensación a tu amigo, con normalidad. Tu amigo lo nota todo, y si ve que tú no estás calmado, él tampoco lo estará.
  3. Genera otro tipo de ruido que disimule u oculte el de los petardos. Ponle un poco de música mientras estás con él. En Youtube hay miles.
  4. Ropa calmante. Las famosas Thundershirt son un tipo de prendas que logran un efecto calmante en tu peludín al ejercer una presión suave y constante en el torso del animal, haciendo que liberen endorfinas y oxitocinas.
  5. Distrae a tu amigo. Dale chuches de larga duración, pero esto solo funciona si ya has conseguido previamente calmarlo.
  6. Contacta con un educador canino. Esto es solo si ves que tiene demasiado miedo a los petardos y no hay forma de calmarlo. Si se acerca ahora la Navidad y sabemos que es época de petardos, lo ideal seria empezar a trabajar con él unos meses antes de la fecha señalada.

Creo que con estos consejos podemos hacer una estancia menos horrible para nuestro amigo en estas fechas. Por supuesto no solo está el problema en perros. Todos los animales (o la mayoría) sufren con la pirotecnia, y cada uno, quizás, de una forma diferente. Sea cual sea esa forma, debemos ser responsables y no usar pirotecnia. Hay muchas otras formas de crear fiesta (por así decirlo) sin usar explosivos. ¿Sabéis que existen los fuegos artificiales silenciosos y que se pueden hacer espectáculos con láser? Yo creo que es una buena forma de empezar a desprendernos de la pirotecnia y empezar a pensar en todos aquellos que la sufrimos, ¿no crees?

¡DI NO A LA PIROTECNIA!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: